COMO FUNCIONA

MOVIMIENTOS INTESTINALES

El colon funciona como un reservorio para contener el material fecal y a su vez debe dar tiempo para la máxima absorción de agua, electrolitos, ácidos grasos de cadena corta y metabolitos bacterianos. 
Teniendo en cuenta que recibe contenido intestinal líquido desde el intestino delgado en forma constante, tanto en el estado de actividad como mediante los Complejos Motores Migratorios durante la etapa de ayuno, debe ser capaz de retener las heces hasta un momento socialmente aceptable. 
A pesar de que los alimentos en vías de digestión demoran menos de dos horas en alcanzar el colon, pueden tardar de dos a cinco días hasta ser evacuados en forma de heces. 
La motilidad proximal del colon, al igual que la del estómago y la del intestino delgado, está bajo el control autónomo o involuntario del Sistema Nervioso. La evacuación del intestino en sí misma está, generalmente, bajo control voluntario; 
Por lo  tanto, los movimientos del intestino grueso  pueden ser divididos  en los que se relacionan con la función del colon y los  que se vinculan con el  ano-recto.

Movimientos del cólon

Las paredes musculares del intestino grueso, al igual que las del delgado, están destinadas a lograr la mezcla del material intestinal y su propagación anterógrada. 
Los movimientos intestinales en sentido contrario al tránsito intestinal normal, permiten la retención y acumulación del material fecal. 
Es posible que se requieran hasta 7 días para que marcadores radioopacos sólidos (para que su progresión pueda observarse mediante rayos X) sean eliminados por completo del colon. Los principales puntos de demora son el ciego y el colon ascendente, por un lado, y el recto y el colon sigmoideo, por el otro. Es decir, el tránsito a través del colon transverso y descendente es más rápido pero, aún así, mucho más lento que el del intestino delgado; en estas zonas hay mucha menos mezcla del contenido intestinal dado que éste se ha tornado más sólido. 
Los movimientos del colon pueden ser de tres formas:

  • Contracciones haustrales, que producen constricciones anulares. Son contracciones ¨tónicas¨ por sostenerse en un nivel más o menos estable durante un período prolongado y por aparecer y desaparecer de manera brusca. El lugar de estas constricciones cambian permanentemente. Aumentan el área de la superficie para la absorción del agua y retardan el egreso del material fecal
  • Contracciones rítmicas que obliteran el lumen por contracción intermitente de la musculatura circular y sirven para propeler el material fecal a lo largo del cólon. Las  contracciones masivas en el sigma pueden producir la evacuación fecal. Solamente se producen algunas contracciones masivas al día por lo cual son difíciles de observar durante un examen radiológico.
  • Reflejo gastrocólico (del estómago al cólon).

Unos minutos después de la comida, la actividad eléctrica y motora del colon aumenta mucho, es la respuesta o reflejo gastrocólico. Este reflejo es estimulado por la presencia de alimentos en el duodeno y  mediado por el sistema nervioso en respuesta a la secreción de hormonas como la gastrina y la colecístoquinina. Es útil tenerlo presente especialmente en aquellas personas constipadas en forma crónica, pues puede favorecer una evacuación intestinal normal.

Materia Fecal

Su consistencia no debe ser ni muy dura ni muy blanda, debiendo ser fácil de evacuar, al ser eliminada adopta un aspecto cilíndrico. Su coloración varía en la gama del marrón. Para su formación requiere de fibras dietarias, líquido, actividad muscular y bacterias intestinales normales, cubierta intestinal del colon no dañada y un tiempo de transito adecuado.

Las heces son partículas de material de desecho que permanecen luego que el cuerpo ha digerido y absorbido los nutrientes de los alimentos ingeridos. Contienen agua, fibras dietarias, sales inorgánicas, células intestinales, bacterias y todo aquello que el organismo no absorbe.

Las fibras dietarias y al agua son componentes significativos de las heces. Las fibras insolubles aumentan el volumen de las heces y ayudan a retener agua, lo cual contrarresta la extracción de agua que normalmente se realiza en el colon (ciego) que endurece la materia fecal ocasionalmente en exceso.